Última Hora

Desde su llegada a Alajuelense en el Clausura 2018, ÁLex López ha sido parte crucial del engranaje rojinegro. Este Clausura 2020 volvió a brillar en la primera fase, pero no pesó en la final ante los morados.

Un Saprissa con 10 hombres marcó el gol que consumó la estrella 35 para los tibaseños, un gol marcado en contragolpe, que nació tras una pérdida de balón de López.

Este lunes ante los morados en la vuelta el catracho volvió a alinear como titular, a pesar de que en la ida en el Morera Soto no pesó, no fue el pulmón de la media liguista, tan necesario en la creación de juego en el libreto de Carevic.

En la primera parte en Tibás López se benefició de un buen arranque de Dylan Flores, que gravitaba en la media y abría espacios para el buen toque del ‘10’ manudo.

En la segunda parte Dylan se apagó y López no carburó. En la jugada antes mencionada se quejó de una falta de Mariano Torres y se dolió mientras el argentino lideraba el contragolpe mortal para las esperanzas manudas.

El mediocampista hondureño ha demostrado tener talento. Es un gran pasador, como lo saben los morados cuando lo vieron asistir tres veces en una derrota ante La Liga, además remata bien de larga distancia y ha marcado 16 goles en su paso por Alajuela.

Por el momento y hasta que muestre lo contrario, sobre él pesará la duda de si está a la altura de las situaciones límites en el fútbol nacional.