Última Hora

Saprissa, con 10 hombres en cancha, derrotó a Alajuelsne 1-0, celebra su título 35 y hunde a Alajuelense en una pesadilla que parece no terminar.

El 29 de junio del 2020 será una fecha recordada para los morados y liguistas, una feligresía bañada en gloria y la otra sufriendo ante el más acérrimo rival.

No fue el partido más vistoso de los de Centeno, pero sí efectivo, jugado con sangre fría y espíritu matador.

La primera finalizó con un 0-0 que favorecía a los morados, quienes con un libreto parecido al utilizado en el Morera Soto encontraban los espacios para llegar con peligro y amarrar un equipo rojinegro que tenía más el balón.

La inclusión de Flores y Barlon Sequeira en el once inicial de Carevic rindió frutos, especialmente al inicio del juego.

Solo cuatro minutos habían transcurrido cuando Flores le calentó las manos a Aaron Cruz.

Los liguistas eran un equipo diferente al de la ida, más punzante, más profundo, ganando segunda bolas, pero el verdadero peligro lo llevó el ataque morado.

En tres ocasiones Moreira tuvo que responder. Primero le negó el gol a Bolaños al minuto 24, luego a Ariel Rodríguez al 32’ y luego al 36’ tras una chilena del ariete tibaseño.

A pesar del peligro llevado al área eriza el marcador no se movía y Alajuelense seguía buscando cómo mover el marcador.

Volviendo del camerino una plancheta de Ariel Rodríguez contra Salvatierra dejó a los locales con diez hombres y obligados a cerrar líneas en su propia media cancha.

Alajuelense volvía a dominar la posesión, pero jugaba a lo ancho del terreno de juego y buscaba centros que encontraban defensas morados, no atacantes rojinegros.

Con un equipo volcado al ataque Aléx López pierde un balón, Saprissa sale en contragolpe y Bolaños sirve a Mariano para el 1-0, lapidario.

Tras 180 minutos Saprissa fue superior a La lIga y se coronó en un torneo marcado por la pandemia, pero dominado por los morados.

Repase las acciones del encuentro a continuación.