Última Hora

Pese a que el entonces candidato a la presidencia Ottón Solís pidió “voluntariado y mística” en la campaña de 2010, sus familiares recibieron ₡76.5 millones en bonos de deuda durante esa elección.

La denuncia la realizó el diputado liberacionista Gustavo Viales en la comparecencia de Solís de este lunes ante la comisión que investiga las campañas del Partido Acción Ciudadana de los años 2002, 2006 y 2010.

Viales aseguró que, según información del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), familiares de fundador del PAC cobraron bonos de serie A en esa elecciones que compraron con descuento.

“En esta comisión ya había quedado claro que los dineros de la estafa por la que fue condenado el PAC no quedaron en manos de don Minor (Sterling) ni de don Manuel Antonio Bolaños, sino en los tenedores de los bonos de serie A, o sea sus familiares, sus familiares se vieron beneficiados por la estafa de su partido y usted tenía un especial interés en que esos bonos tuvieran contenido económico”, dijo Viales.

Según el legislador, las inversiones de los familiares de Solís estuvieron presentes durante las campañas de 2002, 2006 y 2010 y cuando surgió el riesgo de que esos bonos no tuvieron contenido fue que el partido ideó los contratos por servicios especiales por lo que posteriormente fue condenado el PAC.

Los bonos de deuda política se clasifican en series y su contenido económico se asegura a partir de qué tantos votos recibe un partido político en las elecciones. 

Esto significa que un bono de serie A es el primero que se puede cobrar en caso de que existan los recursos, luego vendrán los B, C y así sucesivamente. 

Así, los bonos A son los más seguros en recibir dinero a cambio de esa inversión.

Acá un extracto de la discusión:

Viales: ¿Lucraron familiares suyos?

Solís: Cuando no había gente que nos compraba bonos parientes míos compraron bonos y los bonos siempre se vendían con un descuento, no se les dio con más descuento que a otros.

No tuvieron ningún trato preferencial los que hicieron el gran favor al partido cuando nadie más quería comprar bonos.

Viales: ¿Por qué no le pidió que donaran esos bonos?

Solís: Ya me ayudaban mucho, yo no trabajé durante 10 años excepto por seis meses y a mí la familia me permitió no vender lo que yo tenía y yo no les iba a pedir que donaran esos bonos.

Viales: ¿Y las personas que trabajaban bajo el sol por esa mística? ¿esas sí tenían que donar los bonos al partido pero sus familiares no?

Solís: Yo nunca le pedí a nadie que donara un bono, no sé de qué me habla, no sé cuál es la comparación. Mística y voluntariado eran palabras con las que yo aburría a la gente del PAC, por eso en esa asamblea yo estaba implicando que algunos voluntarios recibieran dinero para seguir adelante.